Seleccionar página

Ella le preguntó: «¿A cuánto estás vendiendo los huevos?»

El viejo vendedor respondió: «0,10€ un huevo, señora».

Ella le dijo: «Cogeré 6 huevos por 0,50€ o me iré».

El viejo vendedor respondió: «Bien….cógelos y llévatelos al precio que quieras».

Puede ser este es un buen comienzo porque hoy no he podido vender ni un solo huevo.

Ella cogió los huevos y se fue sintiendo que había ganado.

Se subió a su lujoso coche y se fue a un elegante restaurante con una amiga.

Allí, ella y su amiga, pidieron a la carta lo que les apetecía.
Comieron un poco y dejando gran parte de lo que habían pedido.

Después ella fue a pagar la cuenta.

La factura le costó 150€.

Ella dio 200€ y le dijeron al dueño del restaurante que se quedara con el cambio.

Esto puede parecer bastante normal para el propietario, pero……… muy doloroso para el vendedor de huevos.

La cuestión es:
¿Por qué siempre demostramos que tenemos el poder cuando compramos a los necesitados?

¿Y por qué somos generosos con aquellos que ni siquiera necesitan nuestra generosidad?

«Mi padre solía comprar productos simples a los pobres a precios altos, aunque no los necesitaba y a veces no les cogía el cambio.

Un día le pregunte porque hacia eso, si no lo necesitaba.

Entonces mi padre respondió:

«Es una caridad envuelta en dignidad, hija mía»

…….Observa cuál es tu conducta y por qué????????

 

Encontrado en la red

Logo web Lorenzo

¿Quieres recibir información sobre mis próximos Cursos, Talleres y Actividades?

Sólo te enviaremos 2 correos al mes como máximo. Nada de Spam.

¡Gracias! Recibirás un email para confirmar tu suscripción.

Logo web Lorenzo

¿Quieres recibir información sobre mis próximos Cursos, Talleres y Actividades?

Sólo te enviaremos 2 correos al mes como máximo. Nada de Spam.

¡Gracias! Recibirás un email para confirmar tu suscripción.